Donosti es mucho más que La Concha

Cuando la gente escucha San Sebastián, automáticamente lo primero que dibuja en su mente es la archiconocida Bahía de La Concha (sí, la de la playa con la isla en frente), el infinitamente fotografiado Peine del Viento (sí, el de los turistas despistados que acaban empapados) o los famosísimos y deliciosos pintxos de la Parte Vieja (sí, esos en los que estás pensando).

Pero Donosti posee otros lugares, no tan conocidos ni visitados, que ofrecen una perspectiva diferente de la ciudad y que, en nuestra opinión, no tienen nada que envidiar a esos otros marcos incomparables que protagonizan la mayoría de las postales y de los álbumes de los que nos visitan. ¡Ojo! Que La Concha nos gusta y no sólo en verano, el Peine del Viento nos fascina, sobre todo con marea alta, y de los pintxos no renegaremos en la vida, son nuestra religión. Pero hoy, hoy queríamos hablaros de nuestro San Sebastián secreto. ¡Tomad nota!

Ulia

Ulia San Sebastián No os diremos que hay que ser una Edurne Pasaban o un Juanito Oiarzabal para subir a Ulia, ¡ni mucho menos! Pero tampoco os vamos a hacer creer que es apto para vagos. Este plan requiere que mováis un poco los músculos de las piernas y os deis un pequeño paseo, a ser posible hasta Punta Mompás. Si queréis un fotón espectacular, y sabemos que lo deseáis, hacednos caso. Caminad un poco… y voilà!

El muro de Sagüés

El muro de Sagües Si habéis hecho el esfuerzo de subir hasta Ulia para ver las vistas ahora sólo os queda dejaros rodar cuesta abajo (esto es fácil, ¿eh?) y daros una vuelta por Sagües. Os recomendamos sentaros un rato en el muro y observar a los surfistas en la playa de la Zurriola, el Kursaal y, si es verano y hace bueno, la puesta de sol; espectacular y para todos los públicos.

Cementerio de Los Ingleses

Cementerio de Los Ingleses Donostia El monte Urgull, que se puede ver desde prácticamente todos los rincones de Donosti, es un gran desconocido para la mayoría de los visitantes de la ciudad. ¿Sabíais que si camináis por su ladera norte os daréis de frente con un cementerio conocido como ‘Cementerio de los ingleses’? Y sí, es lo que estáis pensando, un cementerio de los de verdad, en el se encuentran los restos mortales de algunos oficiales y soldados de la Legión Auxiliar Británica caídos en suelo guipuzcoano durante la primera guerra carlista. Un lugar cuanto menos peculiar y que si lo pilláis al anochecer y con bruma (y sois un poco miedosos), a lo mejor, os hace acelerar el paso. ¡Avisados estáis!

El Polvorín

El Polvorín Donostia Si os habéis animado a conocer Urgull y lleváis un rato recorriendo sus senderos, os aconsejamos una parada para refrescaros en ‘El Polvorín’. (Sólo si habéis subido andando. Que nos conocemos y ya sabemos que sube un bus de línea, pero así, no tiene tanta gracia) Un pequeño bar que, aunque sólo suele estar abierto en verano, es uno de los mejores lugares de la ciudad para tomar una cerveza fresquita y disfrutar de las vistas. Son de diez.

Cristina Enea

Parque Cristina Enea Donostia Cristina Enea es el parque más grande de la ciudad, de tipo inglés. Que éstos sí saben hacer parques de los que nos gustan, de los de pisar la hierba. Actividad que se está recuperando en Donosti gracias a la iniciativa Musika Parkean. Este histórico parque en el que se encuentra el Palacio por el que, en algún momento, residió y paseo el Duque de Mandas, es un gran bosque lleno de encanto con árboles inmensos y especies exóticas como el Ginko o el Cedro Libanés. Pero sin duda lo que más nos gusta de este lugar es que es muy fácil cruzarse con patos, cisnes y hasta pavos reales. Sólo por eso, merece la pena el paseo.

Parque de Puyo

Parque Puyo Donostia ¿Dónde suelen estar los mejores lugares para observar las ciudades? Pues…todos sabemos que, si quieres vistas buenas, siempre toca subir alguna cuesta. En Donosti tenemos unos cuantos miradores, el más conocido sin duda es Igeldo, pero si recorremos el barrio de Aiete, encontraremos un parque donde poder dar un paseo y desde el que tenemos una perspectiva diferente de la ciudad.

Parque de Ametzagaña

Parque de Ametzagaña Menos algún mochilero despistado de los que se quedan en Uba aterpetxea, este parque no es nada frecuentado por turistas. Gracias a estar apartado del centro es territorio de vecinos y perros de la zona, pero Ametzagaña posee un secreto bien guardado en forma de mirador desde el que se ve toda la ciudad y donde, a la puesta de sol, hay un par de fotos, que no deja de ser lo que quieren los turistas, y no nos engañemos, nosotros también, que somos de ‘disparo’ fácil (¡Gracias smartphones!) Además, entre sus senderos esconde un par de parques infantiles, alguna mesa para hacer una ’merendola’ y un fuerte. ¡Sí! Si buscáis bien, ¡hay tesoros escondidos por toda la ciudad! Y hasta aquí unos cuantos de nuestros spots secretos de San Sebastián. Seguiremos indagando, callejeando y buscando ese tipo de lugares curiosos y poco transitados. Misión difícil hoy en día, ¡pero no imposible! ¡Sed viajeros!

Fecha: 07/03/2019, Compartir: FB | LN | TW

THIS ALSO CAN INTEREST YOU

Aunque no te lo creas, en Donostia también hay buenos arroces ; )
Vacaciones familiares de Semana Santa en el País Vasco

Sign up to our #VIPClub and do not miss anything

We are everywhere, you can follow us in any of them ; )