Islas vascas, pocas pero haylas

Euskadi es abundante en muchas cosas pero no precisamente en islas. Cuando se formó esta maravillosa costa que nos hace vivir en feliz armonía con el Cantábrico, nos tocaron infinitos montes verdes, muchos arenales y acantilados, pero muy pocas islas. Sin embargo, las pocas islas que tenemos, tal vez por el hecho de ser pocas, tienen algo especial. Veamos cuatro de ellas, tal vez las puedes incluir en tu próximo viaje.

Isla de Santa Clara, San Sebastián

Isla de Santa Clara Donostia Ya hemos hablado en otras ocasiones de esta isla. ¿Qué sería de La Bahía de La Concha sin esta isla que la protege de la bravura del mar? Estamos seguros que las fotos desde Igeldo, desde Urgull o desde Miramar no serían tan bonitas sin esta isla. Hay varias formas de visitarla y de disfrutar de su playa y de su faro. En Semana Santa y del 1 de junio al 30 de septiembre hay un servicio de motoras para acceder a la isla. Y los más valientes lo podéis hacer en kayak y SUP, o incluso a nado.

Isla de San Nicolás, Lekeitio

Isla de San Nicolás Lekeitio La isla de San Nicolás es uno de los motivos que hacen de la playa de Karraspio una playa sin igual. Se puede decir que es una isla por horas, ya que al estar tan cerca de la orilla, se puede acceder a pie cuando baja la marea. Desde lo alto de la isla se puede contemplar una tranquila mirada al Cantábrico, así como una inmejorable panorámica del puerto de Lekeitio. Acerca de la isla hay múltiples leyendas, como que en la antigüedad servía para “dar cobijo” a los enfermos de lepra para que no contagiasen al resto de la población.

Isla de Izaro, Bermeo

Isla de Izaro Bermeo Cuentan las leyendas que fue escenario de un amor apasionado entre una joven bermeana y un fraile del convento ubicado en el lugar, allá por el siglo XV. Cada noche el joven monje nadaba para alcanzar la costa, mientras ella le señalaba el lugar con una vela en su ventana avisándole de que todos dormían. Pero como en las historias románticas de la época, el final fue trágico. Un familiar de la chica descontento con el romance y sabedor de las artimañas de los amantes colocó la vela en un lugar alejado e hizo que el pobre fraile enamorado nadara hacia el lugar equivocado y se ahogara en un golpe de ola contra las rocas. Su amada quiso compartir su destino tirándose desde un acantilado y los cuerpos de los jóvenes fueron devorados por las gaviotas. Leyendas aparte, Izaro luce imponente y mágica desde Mundaka, desde Bermeo o desde Elantxobe.

Isla de los Faisanes, Irún

Isla de Los Faisanes Irún Se trata de una pacífica e inaccesible isla en el medio del Bidasoa, con una cubierta de árboles y una hierba cuidadosamente cortada. En realidad no hay mucho que ver aquí, pero sí es interesante una anécdota que la acompaña. Cada 6 meses Francia y España intercambian la soberanía sobre la isla. Y ya llevan 350 años así. Cosas de tratados de guerras.

Fecha: 15/03/2018, Compartir: FB | LN | TW

THIS ALSO CAN INTEREST YOU

Parques verdes para desconectar en Donostia
Nos vamos de barbacoa por Gipuzkoa a los mejores merenderos

Sign up to our #VIPClub and do not miss anything

We are everywhere, you can follow us in any of them ; )