Un día en Donosti, ¿qué puedo ver?

Te han hablado del País Vasco, te han dicho que se come bien, que hay ciudades muy bonitas y paisajes naturales increíbles y ha pasado lo que tenía que pasar.

Te ha picado lo que nosotros denominamos el ‘veneno del norte’. Ahora sólo piensas en planificar un viaje para conocer todo eso de lo que se habla tanto y tan bien. Y aunque te sabes de memoria el dicho de ‘Quien mucho abarca, poco aprieta’, tú, contagiado por la cabezonería del norte, estás seguro de que vas a conseguir visitar todo lo que tienes previsto y en un tiempo récord. Te entendemos, y para echarte una mano te vamos a contar cómo aprovecharíamos nosotros una estancia en San Sebastián si tuviéramos un sólo día.

Monte Igeldo

Lo más importante de todo es tomar un buen desayuno (vas a necesitar fuerzas porque te vamos a hacer andar). A continuación la primera parada será el Parque de Atracciones del Monte Igeldo, (tranquilo, nuestro plan no incluye marearte en una montaña rusa, luego lo entenderás). Funicular de San Sebastian Para llegar a él, hay que utilizar el famoso Funicular donostiarra, el medio de transporte más popular para subir al Monte Igeldo, con sus más de 100 años de historia y sus vagones de madera te sentirás como en otra época. Donostia San Sebastian Cuando llegues arriba comprenderás porqué había que subir sí o sí. Ante ti, el marco incomparable. Una de las mejores vistas de Donosti. Ya que estás, que te apetece darte un paseo por el parque y subir a alguna atracción… pues, ¡aviso! El parque tiene casi tantos años como el funicular, y sus atracciones son también de esa época, así que si quieres emociones fuertes, éste no es tu sitio. Monte Igueldo Aunque sí te recomendamos un paseo en su ‘montaña suiza’ que no Rusa, ¿cuál es la diferencia? Que en vez de dejarte sin aliento con sus loopings, te deja sin aliento con su traqueteo y esa sensación de no saber muy bien qué te espera. Lo bueno; es una experiencia única.

El Peine del Viento

La siguiente parada será el `Peine del Viento’; obra del escultor Eduardo Chillida sobre una obra arquitectónica del arquitecto vasco Luis Peña Ganchegui. Peine del Viento Donosti Una de las postales donostiarras y donde, si es un día de gran oleaje, podrás disfrutar de lo mejor de este espacio mágico; ver como salen por unos orificios en el suelo, tanto el aire como el agua impulsados por las olas. Un espectáculo impresionante. Si además te detienes un rato a disfrutar del entorno, seguro que ves como algunos incautos se acercan demasiado a los respiraderos o al muro y acaban empapados, lo que probablemente te saque una sonrisa. ¡Ojo, nos puede pasa a todos! Así que no seas tú el que peque de ingenuo y termine con sabor a Cantábrico.

Arquitectura donostiarra

Llegados a este punto te recomendamos una paradita en algún bar del barrio del Antiguo para reponer fuerzas con un par de pintxos y a continuación proseguir dando un paseo por todo el Paseo de La Concha. Verás el Palacio Miramar, donde veraneaban los Reyes, y al final llegarás al Ayuntamiento, antiguo casino. De pintxos por Bilbao Estás al ladito de la Parte Vieja así que ha llegado el momento de comer, de pintxos, por supuesto. Y de postre te recomendamos tomar un helado mientras paseas por el puerto y llegas hasta el Aquarium de San Sebastián. Aquarium de San Sebastian Una vez a las puertas del Aquarium, tienes dos opciones; visitarlo y al salir ir directamente a la última parada del post, o no visitarlo y continuar caminando por todo el Paseo Nuevo y llegar hasta el barrio de Gros. Si vas con niños, te recomendamos la primera opción, los niños alucinarán y, no te engañes, los mayores también disfrutan como enanos. Mejores atardeceres san sebastián

El Paseo Nuevo

Si eliges la segunda opción y has recorrido el Paseo Nuevo, casi al final verás, al otro lado del río, el Kursaal o lo que los locales también llamamos ‘Los cubos de Moneo’.

El Kursaal y Gos

Kursaal Cruza el puente y estarás en el barrio de Gros, donde termina tu excursión. Si te quedan fuerzas y ganas puedes seguir paseando a lo largo de la magnífica Playa de la Zurriola y llegar a Sagües dónde verás la Paloma de la Paz. Si por el contrario ya has tenido suficiente caminata y prefieres dar por finalizado el día, cena en alguno de los muchos bares que encontrarás en Gros y que tienen una enorme oferta gastronómica, o simplemente siéntate en alguna terraza y disfruta de ver la gente pasar y de un merecido descanso. ¡Prueba superada! ¡Lo has conseguido! Un día en Donosti y has visto lo más importante, aunque estamos seguros de que te has quedado con las ganas y de que repetirás. ¡San Sebastián engancha! ¿Te vienes con nosotros?

Fecha: 23/05/2017, Compartir: FB | LN | TW

THIS ALSO CAN INTEREST YOU

Atardeceres de Euskadi que no te defraudarán
La Ruta de los Tres Templos de Gipuzkoa: de Loyola a Aránzazu.

Sign up to our #VIPClub and do not miss anything

We are everywhere, you can follow us in any of them ; )