Enoturismo. ¡Nos vamos de bodegas!

Raro será el día que a nosotros nos falten ideas de a dónde viajar, qué visitar o qué hacer pero, sabemos que no todas las personas son así y, algunas necesitan ayuda extra para planificar sus escapadas.

Y, por eso mismo, admiramos enormemente a los que innovan, como al que pensó que la enología podía suponer otra nueva forma de hacer turismo (Sin gente así, a lo mejor más de uno se quedaba sin salir de casa).
¡Qué gran mente aquella que dijo, me gusta el vino y me gusta viajar y voy a unir mis dos pasiones!
Bueno, ciñéndonos a la verdad, no tenemos ni idea de quién inventó el enoturismo, turismo enológico, turismo del vino o como lo queráis llamar; pero el caso es que es una manera de descubrir mejor el mundo del vino y sus entornos rurales y naturales. Lo que viene a ser un planazo.

Turismo de experiencias

¿Habéis notado que cada vez está más de moda el tipo de turismo ‘de experiencias? Aquí es donde incluiríamos el enoturismo, que consiste, básicamente, en visitar una zona vitivinícola y conocer el mundo del vino desde dentro; cómo funcionan las bodegas, en qué consiste la elaboración del vino, su historia… Si a estas alturas no os habéis percatado de que el vino es el hilo conductor del viaje, os lo confirmamos; sí, el vino es el reclamo principal para este tipo de escapadas. Y estamos de suerte porque vivimos muy cerca de dos zonas espectaculares para realizar este actividad; La Rioja y La Rioja Alavesa. Aunque cualquier momento es bueno, la mejor época y la más bonita del año para hacer enoturismo es cuando comienza la vendimia (entre agosto y octubre) porque permite incluso participar en el proceso de recolección de la uva. También es una época increíble para fotografiar los viñedos que, por si no lo sabíais, son súper fotogénicos.

Enoturismo

El turismo enológico es ideal cuando quieres o necesitas unas vacaciones tranquilas o de descanso. Además, tiene el valor añadido de que es una manera perfecta para descubrir todo lo que gira en torno al vino. Se pueden visitar diferentes viñedos, pisar la uva, ver cómo trabajan los viticultores, visitar las bodegas, hacer cursos de cata. ¿Creéis que se nos olvida algo? ¡Claro! Que lo mejor del vino es compartirlo con un buen menú. Y es que vino y gastronomía van de la mano y disfrutarlos se convierte en una experiencia única y muy recomendable. Una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta si estáis pensando en acudir a una bodega, es el medio de transporte que vais a emplear para realizar vuestro viaje. Porque aunque no seáis de beber mucho vino, o tampoco os guste demasiado, lógicamente no podéis estar en una bodega y no probarlo (sería prácticamente pecado), a no ser que seáis menores de edad.

Visita a las mejores bodegas

Para que no tengáis ningún problema, apuntad: Autocares David, ¡sí! Os llevamos, os traemos y hasta, si queréis, os organizamos el viaje y con toda la comodidad que supone ir a mesa puesta. ¡Avisados estáis! Luego no digáis que no salió el plan porque no teníais cómo ir a las Bodegas. En resumen, tranquilidad, naturaleza, paisajes de infarto, vino… ¿qué más se puede pedir para una escapada perfecta? ¡Sed viajeros!

Fecha: 16/05/2017, Compartir: FB | LN | TW

THIS ALSO CAN INTEREST YOU

Regalar souvenirs gastronómicos de Donostia es la mejor opción
Caminata desde Zarautz a Getaria por Santa Bárbara

Sign up to our #VIPClub and do not miss anything

We are everywhere, you can follow us in any of them ; )